novak

El mejor tenista del momento vivió su momento más amargo en Río. Novak Djokovic se vio sorprendido en la primera ronda del torneo olímpico por Juan Martín del Potro. El argentino, que se afana por recuperar el tiempo perdido a causa de una lesión de muñeca, dio un revolcón al torneo al eliminar al máximo favorito, al número uno del mundo por 7-6(4) y 7-6(2).”Es una de las derrotas más duras de mi vida, de mi carrera”, reconoció hundido Nole . “Del Potro fue mejor que yo. En los puntos importantes jugó de forma extraordinaria. Hay que felicitarle”, asumió. “Es una decepción para mí. Pero como amigo y por todo lo que ha pasado por las lesiones me alegro por él”, expresó.Djokovic, que se marchó entre lágrimas y que sólo había perdido cuatro partidos en lo que va de año, no podrá pelear por el oro olímpico, el único gran premio que se le resiste. El serbio, aparentemente nervioso, sobre actuando en las celebraciones y superado por un rival extramotivado, no encontró la fórmula de cortar la entusiasta actitud del argentino.”Esta derrota es dura. No es fácil de asimilar. No es la primera vez que pierdo un partido pero este torneo es especial”, reconoció Djokovic, impresionado por el ambiente de la grada. “Pocas veces he vivido un ambiente como éste. Me sentí como si fuera mi país. Me dieron fuera. Se lo agradezco”, lamentó el número uno del mundo.

del potro

Del Potro salió fortalecido del Centro Olímpico de Tenis. Una victoria que reactiva una carrera dañada por las lesiones. La muñeca le obligó no hace mucho al paso por el quirófano. Dos años por la borda poco después de asomarse a la parte alta del circuito, al cuarto puesto mundial meses atrás, en 2009, de ganar el Abierto de Estados Unidos. El argentino se mostró exultante tras la victoria en un partido que disfrutó y que “ni esperaba ganar ni en ofrecer el alto nivel de juego demostrado”.

“Ha sido una noche maravillosa desde la previa, desde el sorteo. Las expectativas fueron muy altas y cumplí con lo que se pensaba de este partido. No pensaba ganarlo. Me sorprende el nivel que he tenido”, reconoció el argentino. “Fueron dos horas y media de una intensidad de juego espectacular. la gente disfrutó. Estaba cansado pero disfruté. Quería ganar pero también que siguiera el partido porque estaba linda la noche y un gran calor en la grada, un gran colorido”, desveló el tenista de Tandil.

Del Potro, que en Londres 2012 privó al serbio del bronce olímpico, su última victoria de renombre, volvió a tumbar a Djokovic, ganador de siete títulos este año y poseedor de 12 Grand Slam, entre ellos el de Roland Garros y Australia en el 2016. Del Potro, apoyado por la mitad de una grada dividida en un ambiente futbolero, se escondió en su toalla al final. Entre lágrimas. A la espera de que Río 2016 le recupere como jugador. Ahora le espera el portugués Joao Sousa en segunda ronda.

fuente: http://www.elmundo.es/